Artistas de la provincia de Ciudad Real


Disponemos de 160 Artistas
Ultima Actualización: 22/05/17 - 15:38:44



FIDEL FERNANDEZ


Fidel Fernández, nació en 1966 en Socuéllamos (C.Real) y es sin duda un artista de estudio y taller. Es ante todo un creativo, un compositor de formas, que comenzó a realizar sus primeros trabajos a muy temprana edad en el taller local de Imaginería del maestro Luís Salmerón, formándose más tarde con artistas como Francisco Cámara y Rafael Cámara. En sus años de estudiante en Ciudad Real conoce y visita en su estudio en varias ocasiones al pintor Martín Casado, sobrino del pintor manchego, Vicente Martín, gran retratista y pintor taurino, alumno del gran pintor Ángel Andrade.

Buen amigo del ya fallecido artista Paco Valbuena, hijo de Francisco Valbuena, ambos pintores e iconos artísticos de Campo de Criptana.

A principios de los años 80 conoció a uno de sus mayores valedores y amigo que marcó definitivamente su amor por la escultura, su paisano escultor Perico Fernández, con el que mantuvo una estrecha relación hasta su muerte.

Fidel Trabajó como dibujante y diseñador gráfico en el primer periódico Regional, CM de castilla La Mancha, más tarde reconvertido en Cuadernos Manchegos. Realizó durante varios años campañas publicitarias en la Dirección general de Consumo, Ayuntamiento de Socuéllamos y Diputación Provincial de Ciudad Real.

En los años sucesivos intercala su trabajo como técnico de Cultura del Excmo. Ayuntamiento de Socuéllamos, colaborando en varios libros y publicaciones culturales y comenzando una gira de innumerables exposiciones de pintura y escultura por toda la geografía nacional: Madrid, Valencia, Albacete, Cuenca, Alicante, Benidorm, Ciudad Real, Socuéllamos, Campo de Criptana, La Solana, San Clemente, Pedro Muñoz, Tomelloso,..etc.

Sus obras no solamente se encuentran repartidas en distintas regiones de España, también tiene parte de su obra distribuida entre Portugal, Francia e Italia.

Ultima Colección presentada: “Abrazos desordenados”.

La plasticidad que es capaz de conseguir la escultura siempre es sorprendente, pero cuando a través de figuras creadas a partir de una materia prima tan dura y ruda como el viejo hierro industrial o el acero corten, se consigue transmitir una gran sensación de armonía y fragilidad, entonces este arte logra maravillar. Eso es lo que ha sucedido con la nueva exposición Abrazos desordenados, un capricho milenario del escultor manchego Fidel Fernández. Las piezas de esta colección consisten en un variado despliegue de esculturas, y relieves, que recrean figuras representativas de una vida cotidiana pero a la vez imaginaria, inspirándose en la mitología, donde lo real y lo fantástico se funden convirtiéndose en obras cercanas e impactantes.

Las diferentes texturas que adopta el hierro, con gran cantidad de hendiduras, aportan una gran expresividad al diseño. Las diferentes piezas utilizadas en cada obra se funden convirtiéndose en una sola forma figurativa enigmática que previsiblemente debe servir para entrar a nuevos espacios imaginarios, como si de una invitación se tratase.

Todo se vuelve aún más complicado en su fase final, la de la unión y soldadura de las diferentes piezas que componen cada escultura, porque estas se ensamblan en bruto, para a continuación proceder a unirlas y soldarlas.

Por eso llama poderosamente la atención que estas esculturas estén realizadas a partir de chatarra industrial , lo cual dificulta todo el proceso artístico en el que se trata de modelar y componer con la materia prima, ya que este hierro, conocido por su gran dureza, es muy compacto, posee mucho oxido y está lleno de sorpresas, cuevas, hendiduras, formas imposibles. Al recordar que el hierro y el acero es un material noble, Fidel Fernández aclara que ha creado estas esculturas a partir de piezas centenarias, que él personalmente ha buscado en los talleres, chatarrerías, derribos y desguaces, seleccionando hierros cuyas ondulaciones se adecuasen con las formas que él proyectaba. La exposición de Fidel, demuestra que estamos ante la obra de un artista puro en constante evolución que ha firmado en esta nueva colección una serie escultórica sorprendente y única.

En el mes de Septiembre de este año 2014, se inaugurará su último trabajo: una escultura de acero corten de casi 2 metros de altura, titulada “LA OFRENDA DEL VINO”, atributo al cultivador de vides, que constituye en si mismo un agradecimiento a la madre tierra por los frutos obtenidos, pero también es una exaltación al esfuerzo y al espíritu perseverante del labrador que, con duro trabajo y esfuerzo suele sobreponerse a las contingencias que la naturaleza muchas veces le impone.

El labrador tiene la sagrada virtud de transformar la materia en producto. Tienen el don de la tierra, del amor de la creación. Esta obra escultórica es un himno al trabajo, una alegoría al respeto, satisfacción y gratitud por recibir la sangre de la madre tierra, el néctar del amor, el caldo de todas las celebraciones, EL VINO. Será ubicada presidiendo los exteriores ajardinados del Museo de nueva creación TORRE DEL VINO de la localidad de Socuéllamos.
Abrazando la gloria de Fidel Fernández

Abrazo de madre de Fidel Fernández

Mar muerto de Fidel Fernández

El abrazo de Fidel Fernández



Print this Page