Villar del Pozo (Ciudad Real)

Datos de la población

Altitud (m): 638

Distancia a la capital (Km.): 22

Superficie municipal (Km2): 13,23

Nº de núcleos: 1

Partido Judicial: Ciudad Real

Datos Padronales (2016): 93

Gentilicio: Villarejos

Teléfono Ayto.: 926 842159

Dirección Ayto.: Plaza de la Constitución, 1

Páginas Web:

Localización

Plano de Villar del Pozo (Ciudad Real)

Escudo

Escudo de Villar del Pozo (Ciudad Real)

Descripción

Situado en el centro de la provincia de Ciudad Real. Limita al Sureste con Ballesteros de Calatrava, al Suroeste con Cañada de Calatrava y al norte con la provincia de Ciudad Real.

En general se trata de un zona llana, aunque en su entorno destacan la presencia de pequeñas sierras y asomos o cerros volcánicos propios de la comarca natural donde se ubica.

Historia

A pesar de su antigüedad, no son muchos los datos significativos de carácter histórico que se tienen sobre Villar del Pozo.

Los primeros asentamientos de la villa, en zonas conocidas como El Lutero y en las ruinas del Castillejo, se remontan a la Edad de Bronce, donde se han encontrado hachas y puntas de flecha que datan de ésta época.

También se han sido numerosos los restos encontrados, pertenecientes a la Edad de Hierro, en los alrededores de las Piedras del Miradero.

De la época romana o prerromana se tiene conocimiento de varios asentamientos en lugares cercanos al municipio, la Halconera, Paluzar, Gollizno, Cantorales,....., hecho que se explica al encontrarse geográficamente situado entre tres famosas ciudades romanas, la de Oretum (Granátula de Calatrava), Carcuvium (Caracuel de Calatrava) y La curis Oretanorum (Alarcos).

Su nombre nos habla de un reducido núcleo de población abastecido de agua potable por un pozo singular que sirvió, desde el principio, para denominarlo. La primera referencia documental que tenemos de este pueblo es la escritura de donación del mismo a la Orden del Hospital, o de San Juan, efectuada en 1226 por los que, entonces, eran sus propietarios (y quizá también sus primeros pobladores) los ricohombres Alfonso Téllez, García Fernández y Ordoño Álvarez.

Durante la época musulmana perteneció al Califato de Córdoba y fue lugar de paso de grandes Emires como Abderraman II, III y Mamad I. En el siglo XI pasa a depender de Toledo, cristianizándose posteriormente en el siglo XII con la Reconquista.

Desde la citada población toledana, inició la Orden de San Juan la colonización del territorio manchego que le pertenecía. Así, en 1228, recibía Villar del Pozo su carta puebla, no sabemos si con el aforamiento consaburense.

Pero, tal vez por su situación (en pleno Campo de Calatrava) y escaso término, la nueva población no prosperó tanto como se esperaba, por lo cual el Priorato de que dependía parece que la desatendió. Esto explica, muy probablemente, el hecho de que el rey Alfonso X, el Sabio, al fundar Villa Real (hoy Ciudad Real) en 1255, incluyera en su delimitación territorial, la aldea de Villar del Pozo: “...Et do a esta villa sobredicha que aya por aldeas e por termino Çuheruela e Villar del Pozo e la Figueruela e Poblet e Alvala, con todos sus terminos yermos e poblados...”, etc. (Carta puebla de Ciudad Real. Burgos, 20 de febrero de 1255).

Durante el siglo XIII, el Rey Fernando II El Santo dona Villar del Pozo a Don Alfonso Téllez y D. García Hernández, que a su vez lo donan a D. Ordoño Álvarez el 6 de enero de 1226, en Toledo. Aunque curiosamente, cuatro años antes en 1222, D. Ordoño Álvarez daba Fuero a los pobladores de Villar del Pozo, conservándola durante 24 años.

En Burgos, hacia el año 1250, Doña Urraca Fernández y D. Rodrigo Álvarez, esposa e hijo de D. Ordoño Álvarez, venden Villar del Pozo a D. Fernando Ruiz.

Comendador Mayor de la Orden de San Juan, por 2.400 maravedíes vulgares, y donde la citada Orden fundaría una Encomienda, al estar la villa situada en pleno Campo Calatraveño, siendo por tanto, punto estratégico de frontera con la O. de Calatrava y Andalucía.

Tal vez, por su situación (en pleno Campo de Calatrava) y su reducida extensión, la nueva población no prosperó como se esperaba, quedando desatendida por el Priorato del cual dependía. Hecho que, muy probablemente, explica que el rey Alfonso X al fundar Villa Real (hoy Ciudad Real) en 1255, incluyera en su delimitación territorial, la aldea de Villar del Pozo.

La inclusión de Villar del Pozo en el territorio de Villa Real motivó un pleito resuelto finalmente a favor de la Orden y así, el 25 de diciembre de 1289, obtenía el reconocimiento judicial de sus derechos sobre la villa. Sin embargo hasta mediados del siglo XIV, y debido a las sucesivas negativas que presentó el Concejo de Villa Real a desprenderse de su aldea, la Orden no lo logró incorporar este enclave a su territorio.

Cuando la Orden recuperó la villa fundó en él una de sus encomiendas, gozando su comendador del alto, bajo mero y mixto imperio y demás preeminencias afectadas al señorío, como el nombrar los alcaldes ordinarios, cobrar los diezmos y gavelas, etc.

Ignoramos cuándo y cómo Villar del Pozo obtuvo privilegio de villazgo, pero desde luego, ya tenía esa condición en 1575. Como villa la nombran los informantes que realizan la memoria correspondiente de la cercana población de La Cañada para la Relación Topográfica ordenada por Felipe II. Por esa fecha sabemos que Villar del Pozo (a veces también, El Villar del Pozo) contaba con treinta vecinos poco más o menos (Ballesteros de Calatrava.

Relación Topográfica. Cuestión 54). Por otra parte, nunca a lo largo de su historia, ha superado los 500 habitantes.

Administrativamente, la vinculación de esta villa con la Orden de San Juan se mantuvo en lo eclesiástico hasta 1683, y en lo civil hasta finales del siglo XVIII, incluyéndose a partir de 1833 en la provincia de Ciudad Real.

A partir de 1875, Villar del Pozo se incluyó en la diócesis “nullius” de Ciudad Real, y en la provincia de este nombre desde 1833. No obstante, la vinculación afectiva con la Orden militar que la pobló y, probablemente, la hizo villa, permanece todavía: Villar del Pozo celebra a San Juan Bautista como su patrón.

Entre los propios de esta villa se encontraba una finca llamada de los “Hervideros”, porque en ella manaban dos fuentes termales de aguas acídulogaseosas. Para su aprovechamiento balneario, el municipio las arrendaba a particulares. A mediados del siglo XIX los “baños minerales” de Villar del Pozo gozaban de fama en la región y buscando su beneficio saludable, concurrían a ellos numerosos manchegos. Pero ya en nuestro siglo, al decaer su demanda, dichos baños, que podrían haber singularizado a esta villa, dejaron de representarla. El ayuntamiento perdió incluso la titularidad sobre ellos.

Por el sello que en 1876, cumpliendo una orden superior, remitió al Archivo Histórico Nacional de Madrid don Eleuterio Delgado, alcalde constitucional de Villar del Pozo, venimos a saber que durante el reinado de Isabel II, esta villa comenzó a usar por armas un escudo cuartelado (1º Seis roeles. 2º Un león rampante. 3º Un castillo. Y 4º Una palmera), que timbraba de una corona real cerrada. En el año de referencia, se desconocía el motivo de su origen el cual no ha podido ser aclarado. El escudo corresponde, sin duda a unas armas gentilicias que, en modo alguno, reflejan las esencialidades históricas del municipio de Villar del Pozo. Por ello, ciertamente esta villa hace tiempo lo arrumbó.

Texto: Diputación Provincial de Ciudad Real

Monumentos

Iglesia Nuestra Señora de la Consolación: Fue construida a finales de la década de los años 60.

Ermita Nuestra Señora de la Blanca.

Fiestas

Hogueras de San Antón: 16 de Enero.

San Blas: 3 de Febrero.

Romería en honor a Nuestra Señora de la Blanca: 1 de Mayo.

San Juan: 24 de Junio.

Lugares de interés

En parte de su término se construyó el aeropuerto de Ciudad Real.

Callejero

Ejemplo: Calle Real 1, Villar del Pozo

Las imágenes

Villar del Pozo (Ciudad Real) Villar del Pozo (Ciudad Real) Villar del Pozo (Ciudad Real) Villar del Pozo (Ciudad Real)