Museo provincial de Ciudad Real

Datos del edificio

Tipo de Edificio: Museo

Periodo: Siglo XX

Inauguración: Año 1982

Dirección: Calle del Prado, 4

Teléfono: 926 226 896

Fax: 926 255 403

Horario: De martes a sábado de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas. Los domingos de 10 a 14 horas. Cerrado: lunes y tardes de domingos.

Horario de verano (julio y agosto): Martes a domingos, de 9:00 a 14:00 horas. Lunes y festivos cerrado.

Visitas concertadas: Telf:926 226 896; email: gadidactico@jccm.es

Tarifa General: 3€ / Reducida: 1,5€ (carnet joven, familia numerosa especial, grupos de más de 10 p. cita previa)

Tarifa Gratuita: menores de 18 años, personas con discapacidad, desempleados, miembros de FEAM, ICOM, ANABAD, AAM, Guías profesionales, Docentes en el ejercicio de su profesión, Grupos escolares con actividades didácticas previa concertación de cita.

Días entrada gratuita: Miércoles de 10.00 - 14.00 y de 17.00 - 20.00 horas. Sábados de 17.00 - 20.00 horas. Domingos de 10.00 a 14.00 horas. Día Internacional de los Museos: 18 mayo

Museo provincial de Ciudad Real Museo provincial de Ciudad Real Museo provincial de Ciudad Real

Localización


Galería de imágenes

Galería de imágenes del Museo provincial de Ciudad Real

Museo provincial de Ciudad Real

Ante la necesidad que esta ciudad tenía de disponer de un marco en el que se pudiera contemplar parte de nuestra riqueza cultural, surge el Museo Provincial de Ciudad Real.

El Museo fue creado, por Real Decreto el 23 de enero de 1976. Inicialmente con las secciones de Arqueología, Bellas Artes y Artes y Costumbres Populares.

El edificio, construido de nueva planta para este fin, fue realizado según el proyecto del arquitecto don Carlos Luca de Tena y Alvear. Las obras de este moderno edificio comenzaron en 1976 y finalizaron en 1978, siendo inaugurado el 15 de marzo de 1982, con las secciones de Arqueología y Bellas Artes, posteriormente fue remodelado, según proyecto de D. Javier Navarro Gallego, quedando nuevamente abierto al público en 1995. En dicha reforma se modificaron los accesos al edificio, las carpinterías, los chaflanes y la distribución de huecos de iluminación, entre otros elementos, construyéndose también un muelle de carga. Se volvió a cerrar al público en 2008 y no ha sido reinaugurado hasta octubre de 2013 tras seis años cerrado para acometer una reforma del sistema eléctrico y de climatización de todo el edificio.

Se encuentra situado en uno de los lugares de la ciudad, donde la cultura se asienta de forma más determinante.

En el Prado, próximo al Museo Provincial se encuentra la Casa de Cultura, el Conservatorio Municipal de Música, la Casa de Hernán Pérez del Pulgar, y en lugar preponderante, dominando el entorno la Catedral.

Visto desde el exterior, el edificio se nos aparece como un elemento totalmente hermético, por la ausencia de ventanas y de decoración exterior. Estableciendo su valor decorativo más imperante, precisamente en la ausencia absoluta de decoración.

El interior se nos presenta diáfano, en cuanto a luz y espacio. En sus grandes salas podemos dar un instructivo paseo, a través de la Arqueología y las Bellas Artes de entorno provincial.

Cuenta con cinco plantas, dedicándose cuatro a zona de exposición temporal y permanente, reservándole el ático para biblioteca, laboratorio de restauración y labores administrativas, físicamente se divide en un semisótano, planta baja y tres plantas superiores. Distribuyéndose del siguiente modo:

SEMISOTANO: En él nos encontramos con los elementos más característicos de un periodo histórico tan interesante como es la Prehistoria. Así, por medio de la información que se desprende de cada instrumento lítico, de cada reproducción ósea, e incluso de los esquemas y cuadros cronológicos que cuelgan de la pared, podemos acercarnos a nuestro más lejano pasado cultural.

Alberga la exposición Paleontológica "Hace Tres Millones de Años", interpretación de los hallazgos encontrados en el yacimiento de las Higueruelas (Alcolea de Calatrava). El visitante puede acercarse al paisaje y la fauna existente en el Campo de Calatrava en el Terciario, es decir, hace más de tres millones de años. Mastodontes, guepardos y tortugas gigantes, rinocerontes, hienas, o hipparion rocinantis, se reconstruyen en cuatro escenarios a tamaño natural, mostrándose además fósiles originales de un inestimable valor.

Del Calcolítico y de la Edad del Bronce se pueden admirar diversos elementos cerámicos entre los que destacan los objetos de clara influencia campaniforme o aquellos otros líticos como las puntas de flecha o los dientes de hoz que aportan algo de luz al mejor conocimiento de la economía practicada por estos pueblos primitivos. En su mayoría los elementos proceden de la zona de Campo de Criptana, Alcázar de San Juan y Aldea del Rey.

Por otro lado, y como ilustración de este periodo histórico, se expone una muestra fotográfica de la que para muchos es la primera representación artística realizada por el hombre en esta zona, nos referimos a la denominada Pintura Rupestre de la que encontramos ejemplos indiscutibles en diversos lugares de nuestro territorio provincial: Fuencaliente, Solana del Pino, Almadén y Chillón.

Entre todos estos elementos hay dos estelas funerarias del Bronce Final y comienzos del Hierro, de una gran singularidad, procedentes de Aldea del Rey y Alamillo.

PLANTA BAJA: El visitante puede realizar un recorrido en el tiempo y en el espacio por la Provincia de Ciudad Real:

El viaje comienza en los primeros momentos de la humanidad, hace más de quinientos mil años, cuando nuestros antepasados utilizaban piedra, hueso y madera. A partir de aquí el visitante irá descubriendo los trascendentales cambios que experimentaron las primeras sociedades: desde la invención del fuego hasta el nacimiento de los primeros poblados, en los que, como hoy, la agricultura, la ganadería y otras actividades artesanales (cerámica, cestería, tejido) eran las bases de su economía. Ritos, magia, divinidades y cultos funerarios constituyen mensajes de unos hombres que todavía no sabían escribir.

Hace 2.800 años la llegada de los pueblo orientales (fenicios y griegos), atraídos por nuestra riqueza metalúrgica, introdujo grandes cambios en los pueblos que por entonces habitaban nuestra provincia. El comercio, la moneda y la escritura irán haciendo su aparición, aumentando también las tensiones territoriales e imponiéndose modelos de sociedades condicionados por las guerras.

Doscientos años antes del nacimiento de Cristo los romanos llegan a la Mancha, extendiendo su cultura, arte, costumbres, leyes y lengua entre los habitantes de las nuevas ciudades, unidas entre si por puentes y calzadas. El reflejo del refinamiento de esta cultura se observa en las villas (casas), donde encontramos sistemas de almacenamiento y distribución de agua, además de pavimentación con extraordinarios mosaicos. Paradójicamente entramos en un periodo de crisis y transición, dando paso a una nueva cultura: Los visigodos. La Mancha se despuebla, predominando los asentamientos aislados con una economía eminentemente agrícola. Nos hallamos a un paso de las sociedades feudales.

Durante la Edad Media musulmanes y cristianos se disputan el territorio manchego.

Es el momento de los castillos, distribuidos defensivamente a lo largo de la ruta que unía Toledo y Cordoba. Los pueblos musulmanes introducen grandes mejoras en los cultivos, destacando la generalización del regadío. Las culturas judía, musulmana y cristiana se entrelazan, siendo  su mejor la fundación en el año 1255, por Alfonso X El Sabio, de Ciudad Real.

En esta planta se debe destacar un gran adelanto cultural con lo expuesto en el semisótano. Así, los materiales que se exponen en esta sala van desde los correspondientes a la llamada Cultura Ibérica, a los más característicos de la época medieval.

En cuanto a los elementos representativos de la Cultura Ibérica, debemos llamar nuestra atención por sus peculiares características, sobre las esculturas zoomórficas, y los fragmentos cerámicos encontrados en el Cerro de Alarcos en Ciudad Real, los elementos metálicos de Almadenejos, o las piezas cerámicas del Cerro de la Encantada de Valdepeñas.

De la época romana, aparte de los restos arquitectónicos, las inscripciones y la numismática, cabe reseñar el Decempondio, que es un pesa de bronce fechada en la época de Adriano, y los bellos mosaicos, perfectamente conservados.

Del periodo visigótico hay piezas cerámicas de la necrópolis de Puertollano, Porzuna y Villamayor de Calatrava, y elementos indumentarios de cobre procedentes de Alhambra y Fontanarejo.

Por último, en lo referente a la época medieval destacan todos los materiales, en su mayoría cerámicos, obtenidos en las proximidades de los Castillos de Calatrava la Vieja y Calatrava la Nueva.

PRIMERA PLANTA: Dedicada a las ciencias naturales, destacando la reconstrucción del esqueleto fosilizado de un mastodonte hallado en las Higueruelas.

Con más de doscientos millones de años se conservan fósiles de plantas y animales, pertenecientes en su mayoría al periodo geológico, llamado Cabonífero.

Los insectos (cpleópteros) ocupan una sección de la sala, homenaje a D. José María de la Fuente, "El Cura de los Bichos".

Las minas de mercurio de Almadén y carbón de Puertollano, así como una amplia colección de minerales completan la visita.

SEGUNDA PLANTA: Se encuentra destinada a sala de exposiciones, en la que se pueden contemplar interesantes exposiciones periódicas de todo tipo.

TERCERA PLANTA: Acoge los servicios administrativos del museo, la biblioteca, los talleres de restauración y dibujo, los servicios de publicaciones.